Libros para "engancharse"


A veces uno no le pide más a la vida que una cerveza bien fría en una terraza en primavera y un libro que enganche.

Hay días en que uno no le pide más a la vida que una cerveza bien fría en una terraza y un libro que enganche. Puesto que lo primero está relativamente al alcance de todos (hagan la prueba, salgan a la calle, ahí fuera es primavera), aprovechando que estamos en plena Feria del Libro, vengo a proponerles unos cuantos que bien pueden hacerles el servicio.

1. La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón.



Carlos Ruiz Zafón, primero aclamado, denostado después; todo muy al estilo patrio. Nunca entenderé qué problema tiene la gente con los best-sellers. Lo cierto es que La sombra del viento es un gran libro. Con claras influencias góticas y románticas, cuenta la historia del hijo de un librero, Daniel Sempere, quien encuentra un libro en un mítico Cementerio de los Libros Olvidados y se ve envuelto en la misteriosa historia de su autor, Julián Carrax. Mi personaje favorito: Miquel Moliner sin ninguna duda.

El libro está muy bien escrito y es simplemente adictivo; prueba de ello son sus más de diez millones de ejemplares vendidos. Ya quisieran algunos.

2. La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Jöel Dicker.



Algo parecido pasa con este libro, que fue un verdadero fenómeno editorial allá por el verano de 2013. Algunos incluso me han confesado sentirse mal, sentirse sucios, después de devorarlo en tiempo récord; como si hubieran consumido algo pernicioso. Como si se hubieran comido una bolsa de patatas o un paquete de Donettes en cuatro minutos.

Sinceramente, no sé qué problema le ven. Es una novela de misterio a tres tiempos con amores, asesinatos, celos, religiosos fundamentalistas y trastornos psicológicos que contiene incluso referencias a la Lolita de Nabokov. Lo esencial es que, una vez comenzada, es imposible soltarla. Horas y horas de deliciosa e inconsciente felicidad.

Abandonemos, por favor, este esnobismo ridículo y disfrutemos de lo que nos ofrece la vida. Libros de piscina perfectamente dignos y altamente adictivos incluidos. Dejemos todos de pretender que no lloramos con Titanic.

3. La trilogía del Baztán, de Dolores Redondo.



Vaya por delante que soy orgullosa consumidora habitual de novelas de misterio, como ya habrán intuido. Especialmente en verano. Esta trilogía me llevó menos de un mes y la leí, completa y de seguido, el diciembre pasado.

Compuesta de tres libros, El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta, se desarrolla, como es obvio, en la zona del Baztán, en Navarra. Mezcla asesinatos y serial killers con mitología del norte de España. Dan ganas de conocer la comarca y probar el txantxigorri.

Tres libros, ¡tres!, a su disposición, para leerlos uno tras otro sin solución de continuidad. No se me ocurre un plan mejor para estos meses estivales que se avecinan. Salvo, quizás, la saga a la que me refiero a continuación (aunque, ¿por qué habrían de renunciar a nada?).

4. La saga Dos amigas, de Elena Ferrante.



Sobre estos libros ya hablé en mi primer artículo para Ritmos, precisamente. Ambientada en Nápoles, consta de cuatro libros: La amiga estupenda, Un mal nombre, Las deudas del cuerpo y La niña perdida.

Cuenta la historia de dos amigas, Lila y Lenù. Lila, brillante, chispeante, salvaje en ocasiones; Lenù, menos atractiva, más convencional y discreta, ordenada, trabajadora; en cierto modo siempre eclipsada por la luz, un tanto sobrenatural, de su mejor amiga. Un par de frenemies de manual.

5. La carretera, de Cormac McCarthy.



Y, para terminar, si no les he convencido con mi lista de best-sellers, un libro que podrán exhibir satisfechos en el metro o en la playa; en el avión, el AVE o el tren.

Se trata de La carretera. Ciencia ficción distópica, en realidad es un monumento al amor de un padre por su hijo. Uno no puede evitar pasar hojas vertiginosamente con aprensión. Si no van con cuidado, se lo ventilarán en una tarde, se lo advierto. La sensación que queda después es rara, pero yo volvería a hacerlo mil veces.


Por supuesto, me dejo muchos en el tintero. Sirva esto como una pequeña introducción. Les deseo a todos fantásticas horas de lectura incontrolada y sin mesura.

Comentarios

  1. Gracias !!! que estoy megalectora, me viene genial. Me falta el tercero de la Trilogía del Baztán. La Sombra del Viento ya lo leí en su momento y me gustó mucho y me gustaría leerme la saga de Dos amigas. Ya te contaré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los de Elena Ferrante son muy muy adictivos...
      ¡Ya me contarás, sí!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares