Funny Girl, de Nick Hornby




Yo soy fan de Nick Hornby hasta el punto de que bauticé como Alta fidelidad a una de las mesas de invitados de mi boda. He procurado leer todo lo que he podido de él, e incluso he elaborado mi muy personal Top 3 de sus libros (Alta fidelidad, En picado y Juliet, desnuda, por si a alguien le interesa). Por eso, cuando ya hace algún tiempo se anunció que había escrito uno nuevo (la edición en inglés salió en 2014, Anagrama lo ha publicado en español en mayo de 2016), me alegré muchísimo.

Nick Hornby es capaz de extraer la vis cómica de cualquier situación (quedó claro en En picado) y de ver siempre lo mejor en el hombre. No hay ni uno solo de sus personajes que sea absolutamente odioso, que no tenga un trasfondo de bondad. En cada uno de sus libros, por muy mezquino que pueda ser en ocasiones el comportamiento del individuo en cuestión, nos reconcilia con el género humano. Y, además, siempre queda sitio, incluso en el escenario más trágico, para la esperanza. Leer a Hornby me hace, siempre, un poquito más feliz.

En Funny Girl, Barbara Parker, una chica guapa y con un físico explosivo, parece condenada por su propia belleza a convertirse en Miss Blackpool y casarse con el dueño de un emporio de tiendas de alfombras de la ciudad o a desnudarse en Londres y dejar que la pinten de oro con un spray. Sin embargo, ella lo que quiere es salir en la televisión y hacer reír a la gente; y se empecina tanto que lo acaba consiguiendo. A ello contribuye el que se dé de bruces en un night-club con un agente de talentos de lo más peculiar, que acuda a una audición para una Comedy Playhouse sin importarle que el guión sea un absoluto desastre y que encandile con su sentido del humor a la pareja de guionistas, al actor protagonista y al productor. De ese modo, Barbara se convierte en Sophie para pasar a protagonizar, curiosamente, una comedia televisiva de la BBC titulada Barbara (y Jim).

Los diálogos son realistas, al estilo del autor. Se trata de una novela coral, en el sentido de que ahonda en los sentimientos y problemas de cada uno de los cinco personales principales (también muy en la línea de Hornby). Al principio parece que el libro solo trata de Barbara/Sophie, pero nada más lejos de la realidad.

Sin embargo, tengo que reconocer que no me ha gustado tanto como Alta fidelidad, puede que porque el mundo de la televisión del Londres de la década de los sesenta me resulte un poco ajeno. Tampoco tanto como En picado, cuyo argumento me pareció que tenía más miga; o como Juliet, desnuda en donde, en mi opinión, Hornby retrata de manera muy certera y realista la problemática de las relaciones amorosas.

En cualquier caso, se trata de un buen libro, indudablemente bien escrito, amable, con el que pasar unas horas de lectura agradables. Refleja hábilmente un tiempo de importantes cambios sociales y culturales (despenalización de la homosexualidad, nuevas tendencias en moda, música y entretenimiento, liberación de la mujer…) y reflexiona entrañablemente sobre los vaivenes del éxito y la fama, concluyendo finalmente que la felicidad, al fin y al cabo, consiste en dedicarse a lo que uno ama junto con la gente a la que uno quiere.

Comentarios

Entradas populares