Carta a Juanito


Venimos de tu bautizo, Juanito querido, y se me ha ocurrido escribir unas líneas para que puedas leerlas (si quieres) cuando seas mayor, y también para nosotros, a modo de recordatorio de momentos felices.

Juanito, eres un niño con mucha suerte. Supongo que a estas alturas de tu vida, cuando tengas edad para leer esto, ya te habrás dado cuenta de ello. Pero, además de las generalidades obvias, es decir, que simplemente por nacer dónde has nacido estás entre los más afortunados del mundo, es que tú lo eres más aún.

Tienes los padres más molones que uno pueda desear.

En tu padre (te lo digo yo, que me he criado con él), tendrás el mejor compañero de juegos. Te enseñará con infinita paciencia, responderá a todas tus preguntas sobre las diferencias entre los elfos oscuros y los elfos silvanos (te lo digo por experiencia). Inventará armas secretas con palos y castillos fantásticos en canchos. Te recomendará libros que piense que pueden gustarte y discutirá contigo acaloradamente sobre el tercer gemelo. Y estará dispuesto a dejarlo todo para ayudarte.

Tu madre tendrá siempre para ti una gran sonrisa y palabras de cariño. También de consuelo cuando sea necesario. Bromeará, cuando tenga que hacerlo, para quitarle hierro a cosas que de otra manera sean difíciles de digerir. Y, cuando llegue el momento (a los dieciocho años, ni un día menos), catará contigo vinos blancos (me temo que eso es algo que no puedes esperar de tu padre) y será la madre más enrollada de todas las fiestas, la envidia de todos tus amigos. Y siempre, siempre, te animará a seguir adelante.

Pero no acaba ahí la cosa. Tu tía Marta presumirá de sobrino (sólo llevas con nosotros unos meses y no le cabe ya el orgullo en el pecho). Será tu fotógrafa oficial y además te enseñará fotografía. Será la mítica "tita prefe" (como su madre). Y, apuesto desde ya a que, en algún momento de tu vida, hará realidad el sueño de todo niño y aparecerá por sorpresa con un perro.

Y, ¿qué decir de tus abuelos? Me referiré a los paternos, que son de los que puedo hablar con conocimiento de causa, pero conozco a tu madre y tengo la certeza de que los maternos no les van a la zaga. Tu abuelo te apoyará siempre en todo. Será comprensivo, te dará buenos consejos. Aprenderás de él a trabajar duro, a ser amable, a ser generoso, a desearle lo mejor a la gente. Te hará reír. Salivarás pensando en su paella. Tu abuela será tu mejor aliada. Le podrás contar todo, incluso aquello que sientas que no puedes contarle a nadie más. Nunca te juzgará, pero te ayudará a cambiar lo que tengas que cambiar y a perdonarte a ti mismo si llega el caso. Nunca estará a más de una llamada de teléfono o a un mensaje de whatsapp de distancia de ti. Te contará divertidas historias, siempre verá lo positivo y lo bueno en todo, en la vida y en las personas.

Nosotros, el resto de tu extensa familia, también estaremos ahí para ti. Sentirás la maravillosa sensación de ser parte de algo grande, importante, trascendente y sólido. Confiable. Invencible. Disfrutarás de juegos en el campo, del aperitivo, de "comidas" que se prolongan hasta la una de la madrugada. Probarás la carne soroa de Maru; el flan de café y el tocinillo de cielo de Maribel. Espero que alguien traiga tejas. Es posible que te lleven a al río a bañarte, calzado con cangrejeras. Jugarás al Ligretto. Si estoy yo por ahí (y siempre que la ley lo permita), me aseguraré de que nunca te falte un gintonic.

Comentarios

  1. Que emoción leer unas palabras tan bonitas y con tanto cariño.
    Sí, Juan tiene muchísima suerte con su gran familia.
    Gracias por compartir hoy un día tan especial.
    Ahora mismo se lo imprimimos para guardarlo, que yo soy una nostálgica y me fio más del papel que del mundo virtual.
    Gracias tita Amanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a vosotros por todo. Me alegro mucho de que os haya gustado :)
      Un besazo enorme para los tres <3

      Eliminar
  2. Que emoción leer unas palabras tan bonitas y con tanto cariño.
    Sí, Juan tiene muchísima suerte con su gran familia.
    Gracias por compartir hoy un día tan especial.
    Ahora mismo se lo imprimimos para guardarlo, que yo soy una nostálgica y me fio más del papel que del mundo virtual.
    Gracias tita Amanda.

    ResponderEliminar
  3. Precioso lo que has escrito sobrina Amanda.
    Sabía de tu blog y de tu afición a escribir (supongo que heredada de tu madre), pero no había entrado en este tu pequeño mundo, y la verdad, me ha encantado.
    Gracias por escribir a Juanito (el próximo día te las veras con tu primo, pues nosotros no pasamos de llamarle Juanolas, glup, glup), pero tu te puedes permitir esa y otras muchas licencias. Como te decía, que gracias por tus palabras, me han encantado y esperamos estar todos a la altura de lo que dices de cada uno de nostros.
    Feliz domingo, y mejor resto de semana.
    El abuelo paterno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, tito J.R.! Estoy convencida de que estaréis a la altura de lo que he escrito y mucho, mucho más :)
      Lo de Juanito...jajaja, no lo sabía! Pero puedo empezar a llamarle Juanolas :p
      Muchísimas gracias de nuevo por leerme. Me alegro muchísimo de que os haya gustado.
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  4. Dedicándole esas palabras con tanto cariño, le puedes llamar cómo quieras.
    Pero Juanolas mola más. ;)
    Muas

    ResponderEliminar
  5. Dedicándole esas palabras con tanto cariño, le puedes llamar cómo quieras.
    Pero Juanolas mola más. ;)
    Muas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares