Otro post (cursi) en otro AVE

Últimamente vengo llorando una media de dos o tres domingos al mes. La tristeza me comienza a eso de las cuatro de la tarde y para las siete ya estoy gimoteando como un cachorrillo con ansiedad por separación. De siempre he tenido un llorar muy bonito, de lágrimas gruesas y como muy hondo, sin berridos histéricos ni nada por el estilo. Me queda la duda, sin embargo, de que el taxista, el que me mira el billete al subir al tren, el pobre infeliz al que le toca sentarse a mi lado y, especialmente mi pobre novio, aprecien la belleza del asunto.

El otro día se lo contaba a una amiga. "Yo todos los domingos lloro", le decía. "Ya, te entiendo", me contestaba ella, que también tiene lo suyo, empática. "No, no", insistía yo "es que me echo a llorar literalmente".

Ahora mismo se me está secando la boca, no sé si de la emoción o del helado de chocolate que me he comido mientras veíamos Perdida, y me debato entre emborracharme en el AVE y tachar eso de mi lista vital, o pedirme una Fanta de naranja y ponerme a ver Frozen. Ese es el nivel de bipolaridad al que nos enfrentamos. Voy a necesitar que mi querida Mj me prepare una lista de música paliativa. Que podría ser peor: podría estar en un regional Cáceres-Madrid.

Es curioso como uno puede sentirse muy desgraciado precisamente por ser muy feliz. No es sólo los domingos. Hay tardes en las que camino de vuelta a casa después del trabajo y siento un pinchazo de gratitud en el pecho, como una cursi cualquiera. Si se me da un poco de cuerda casi soy capaz de arrancarme y ponerme a escribir prosa poética, que digo yo que es mi tope porque no sé rimar.

Sé que todo esto puede parecer muy poco original. Estaréis pensando que todos los enamorados se sienten así, y yo imagino que será verdad, y me alegro por ellos. Le deseo a todo el mundo la dicha agridulce de llorar en una estación de tren sabiendo que habrá reencuentro.

Comentarios

  1. Yo creo que las lágrimas a fin de cuentas son emociones que se han quedado dentro y tal vez, que salgan los domingos, es para liberarse de la semana y comenzar otra con fuerzas renovadas. Vaya usted a saber...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares