Semana del 10 al 16 de noviembre



LUNES

Tenía muchos planes para esta mañana de fiesta madrileña. Me había puesto el despertador a las 10 con la férrea determinación de salir a correr, había quedado a comer por Malasaña, y pensaba acercarme a casa de unos queridos amigos después. Sin embargo, me he despertado de madrugada con una tortícolis inmensa y me he pasado el día de la cama al sofá, del sofá a la cocina y de la cocina a la cama en interminable secuencia, alternando entre aplicar calor, tomar ibuprofenos y recalentar comida en el microondas. Obviamente me he quemado un poco el cuello.

Lo bueno: Por fin me he decidido a empezar a ver You’re the Worst, recomendación de mi querida Angiealquezar.  Y lo he hecho sin mesura, para variar. Más de media temporada en un día. He tenido que reservarme el resto deliberadamente en previsión de momentos de decaimiento durante la semana.

También le he dado un buen tiento a Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño, que empecé ayer.  La semana pasada acabé La felicidad es un té contigo, de Mamen Sánchez. Aunque al principio me estaba pareciendo un librito amable sin muchas pretensiones y justo lo que me apetecía leer en ese momento, ha resultado ser un poco fiasco.

MARTES

Hoy es un lunes-martes y eso es una cosa buena, porque quiere decir que mañana es irremediablemente miércoles.

He ido a informarme sobre clases de yoga y estaba decidida a empezar en cuanto me recuperara de mi tortícolis, que me obliga a ir por el mundo con una bolsa de gel caliente enrollada en un trapo apestoso (hemos perdido la funda original ya que en casa somos muy de perder cosas útiles). Sin embargo, el grupo de la tarde estaba completo. ¿Por qué todo me pasa a mí? Ahora tengo frente a mí la elefantiásica labor de buscar unas clases de yoga convenientes. No sé si todo esto va a resultar contraproducente y motivo de desazón más que una forma de liberar estrés.

MIÉRCOLES

Platea Madrid me produce sentimientos encontrados: Por un lado, lo encuentro pretencioso y de precios inflados; por otro, me siento muy fashion y muy chic cuando estoy allí. Si hoy hubiera ido con tacón y el pelo limpio habría tenido la tentación de creerme una trendsetter bon vivant. No ha sido el caso, afortunadamente.

JUEVES

Begin Again: Amable y bonita. Perfecta para noche de jueves de pizza y peli. Muy fan de Mark Ruffalo. Me pregunto si que el personaje que interpreta Adam Levine sea una parodia de músico egocéntrico y vendido es una sutil ironía. Debería informarme. Aisss, Songs About Jane...(suspiro profundo). 

VIERNES

Ni siquiera la mejor compañía permite obviar que Interstellar es un bodrio pretencioso e infumable. Todo el rato quería pedirle a McConaghew que, por favor, se sentase recto. ¿Por qué se vuelca siempre encima de todas las superficies de manera deliberadamente despreocupada? Mi madre dice que se lo ha copiado a Marlon Brando.

No me hagáis mucho caso con lo de la película, de todos modos. A ver, no me dormí. Y fuimos a la sesión de las diez de la noche. Eso se puede decir a su favor. Además, parece ser que es ciencia ficción para iniciados y yo, lo único que entendí remotamente cuando se hacían referencias a física, fue por qué les costaba más caminar en planetas con más gravedad. Tal es el nivel que se maneja por aquí.

SÁBADO

Si no fuera por mi narcolepsia habría roto la noche cacereña. Muchas felicidades a mi querida Beatriz, y gracias por una cena estupenda y por ser siempre tan generosos y acogedores. Gracias a mis amigos por sus historias. Un día escribiré un libro con todo lo que contáis (si me dejáis, claro).

DOMINGO

De vuelta en el autobús. Mercado medieval. Estaba todo tan bonito y hacia tan buen día, que casi he podido sustraerme de la ansiedad por separación de todos los domingos. Casi.

Dicen las malas lenguas (entre ellas yo), que en Cáceres hay un mercado medieval cada seis meses. Este, sin embargo, me ha parecido muy bien montado y singularmente atractivo. ¡Tenéis que visitar Cáceres, maldita sea! 


Comentarios

Entradas populares