Próximo libro de relatos en formato electrónico

Estoy en el tren de regreso de Madrid. Este fin de semana ha sido la boda de mi amiga Reque, lo cual implica que pasé la mañana del sábado preparándome (la boda fue el sábado por la tarde) y el domingo todo el día en la cama, recuperándome de la resaca.

Lo cierto es que no. Me contagié del jipismo bodil y me pasé toda la mañana del sábado leyendo Carrie. Luego me eché la siesta, bajé a que me peinaran, me vestí, me maquillé y un par de horas después de despertarme estaba en la iglesia. El domingo lo pasé entero en pijama. Leyendo Carrie, por supuesto. Si alguien me pregunta qué he hecho este fin de semana puedo decir que leí Carrie. Ah, y estuve en la boda de mi amiga. Afortunadamente, hasta ayer por la tarde no llegué a la parte del prom, porque a la boda llevaba yo un vestido largo de terciopelo granate (como Carrie) y la casualidad se me hubiese hecho insoportable. Me hubiera pasado la cena esperando a que me hicieran reina del baile o algo.

Esta tendencia peliculera y narrativa mía estoy segura de que la compartís muchos de los que estáis leyendo esto porque sé que muchos también escribís. Cambian los temas de persona a persona, sin embargo, y en una misma persona se suelen dan una serie de temas con cierta recurrencia.

Hace un par de semanas me puse a recopilar un puñado de relatos que había escrito entre 2007 y 2008. Algunos los escribí para El Cuentacuentos y otros con la intención de presentarlos a algún concurso (y lo hice, pero nunca gané ninguno.) De entre todos ellos, con ayuda de mi madre, he hecho una criba, los he corregido, y tengo a mi amiga May, artista predilecta de este blog y de mi corazón, haciéndome una portada que espero poder pagarle en cerveza y amor. Me salen unas cincuenta páginas sin prólogo ni agradecimientos, y he decidido editar y publicar un librito para Kindle, siguiendo la valiosa guía y el impagable ejemplo de mi amigo Ángel, las indicaciones de los autores de Crear un libro para Kindle representados por el ente abstracto que es Amazon (Kindle Direct Publishing) y de algunas otras páginas que he mirado por encima y a las que espero rendir tributo muy pronto, cuando sea capaz de reunir las fuentes. Todavía no tengo el asunto controlado del todo, pero voy aprendiendo.

En un principio tuve la tentación de proponerme escribir más relatos de manera muy seria y muy sistemática, y que el resultado fuese más extenso. Sin embargo, los relatos tienen un tono, un aire, una consistencia, y creo que si me pusiera ahora a escribir otros conexos, o al menos que tuviera sentido que se reunieran en un mismo tomo, sería como traicionar su espíritu. 

Además, son antiguos. He de confesar que otro de los motivos que me ha llevado a tomar esta decisión es darles salida, cerrarlos, pasar página. Comprendo ahora a mi amiga May cuando yo le pedía que me dibujara una princesa y ella me decía, sinceramente apenada, que no podía, que ya había dejado esa fase atrás. En mi caso, lo que yo deseo, más que nada, es terminar algo. Terminarlo y poder empezar otra cosa diferente. Quizás se podría decir que otra etapa.

He adelantado que tienen un tono determinado y eso no se me escapa ni a mí, que los he escrito y, por tanto, son yo un poco. Y todos sabemos lo difícil que es hacer introspección. La gente que los ha leído coincide en que tienen un punto sórdido o macabro, humor negro, así que supongo que no es casualidad que haya empezado este post hablando de Stephen King. Mi madre dice que no se explica por qué escribo esas cosas, si yo siempre he sido una niña muy rubia y muy feliz. Yo pienso que el origen se revela de manera evidente si uno le echa un vistazo a mis lecturas de adolescencia. Aunque también es cierto que de niña leí Ana de las Tejas Verdes y nunca me ha dado por ahí. 

En resumen. Si todo va bien, en unas semanas estará rodando por internet un humilde librito de relatos escritos por mí y me gustará que los leáis y me deis vuestra opinión. También me gustará que os guste, a qué negarlo. Pero eso escapa a mi control.

Comentarios

  1. Lo espero con ganas infinitas de leerlo :-)

    ResponderEliminar
  2. Yo también he tenido la idea de recopilar todo lo de aquella épica, quizás revisarlo un poco y hacer un libro digital.

    Pero mientras llega eso disfrutaré leyendo el tuyo :-)

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. Adelante!!!
    No, ni se te ocurra meditarlo, una vez tomada la decisión es firme y no cabe marcha atrás, alea jacta est y además es que el alea te sonreirá porque tu forma de escribir estaba pidiendo a gritos este momento.
    Y tus lectores también :-)

    ¡Voy a reservar mi ejemplar!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos! Se está retrasando un poco la cosa pero espero tenerlo listo para antes de Navidad!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares