It's easy to be a freak if you know how to...(y II)


Mei
: Scrubs: Imprescindible, única, maravillosa. Irrepetible, inocente, pícara, fresca, novedosa y filosófica. Lo tiene todo. Excepto una octava temporada. Muchos creen que es una serie de médicos más, pero en Scrubs, el hospital es sólo un pretexto para hablar de la gente y de sus relaciones, de sus miedos, sus fobias, sus fantasías... un lugar ideal para descubrir al excéntrico que llevamos dentro. J.D. es uno de los personajes más tiernos de la historia de la televisión, y sus relaciones con el Dr. Cox (su superior) y con su mejor amigo son dos maravillosos ejemplos de lo gays que pueden llegar a ser las relaciones de amistad entre hombres. Elliot con sus neuras, Carla con su vicio de mandar y Kelso con sus facetas ocultas hacen que cada capítulo de esta serie se convierta en 20 minutos de terapia tras los cuales uno sale renovado y con ganas de volver a ver el mundo con una sonrisa. ¿He dicho ya que es mi serie favorita?

Amanda
: Héroes: Adoro esta tercera temporada de Héroes, aunque a veces me dé la sensación de que los guionistas me están tomando el pelo. Ese fue precisamente el motivo de que dejara de ver Perdidos. No me gusta que nadie me tome el pelo, y menos unos tíos que, absolutamente insensibles hacia mi sufrimiento, me dejan una segunda temporada a medias y Veronica Mars sin terminar. Ya sé que no son los mismos (las series ni siquiera son de la misma cadena), pero para mí los guionistas son ya como un ente abstracto. No he sufrido más una huelga en mi vida. Ni siquiera la de los servicios de limpieza del metro. Aunque los diálogos son a veces un poco frustrantes, con todos esos “Piénsalo, la respuesta está en ti”, o bien “¿Y no crees, Nathan, que quizás no somos monstruos, sino ángeles?”, y encima no puedes estar nunca seguro de quién es el bueno y quién el malo porque los personajes son, en mi opinión, artificialmente complejos (aunque bueno, es la típica bipolaridad héroe-villano de todo aquel “bendecido” con el don de los superpoderes), los martes (día de publicación en mi web pirata de confianza) bato palmas.


Mei: Perdidos: Lo reconozco, me he tirado cuatro (o más) años negándome en redondo a ver esta serie. ¿Por qué? Lo ignoro. Debe ser que soy demasiado original y no puedo ver lo que todo el mundo. Pero un septiembre eterno me ha hecho caer en la tentación. Y le estoy inmensamente agradecida. Digamos que tiene algunos momentos ligeramente fantasmas, pero me parece asombrosa la calidad y profundidad de los personajes que, al contrario que en Héroes, son complejos de una manera absolutamente natural. Voy por el principio de la tercera temporada, así que queda prohibido terminantemente hacer alusión alguna a la trama hasta que no termine la cuarta. Bajo pena de muerte lenta y cruel. De momento mi favorito indiscutible es John Locke, hasta el punto (friki) de que en mi asignatura de Educación Cívica han mencionado su nombre y lo he apuntado entero en letras mayúsculas. No tengo término medio, ya veis.



Amanda
: How I Met Your Mother: Creo que How I Met Your Mother está llamada a ser una de esas series-fenómeno, al estilo Friends. De hecho, ya hay voces que se levantan, con prudencia, eso sí, para declarar públicamente (“ummm, incluso te diría, que puede que sea, y no quiero precipitarme pero es posible, casi más; es decir…”) que es mejor que Friends, superando a duras penas el remordimiento de conciencia que se deriva de una traición de semejante calibre. Con un formato parecido, es una serie de las que yo llamo de mediodía, porque cada capítulo dura 20 minutos, hay frases que han pasado ya a formar parte de nuestro acerbo lingüístico, como ese “it’s gonna be legen (wait for it…) dary!” y algunos somos incluso capaces de reproducir diálogos. Hay un bar, guiños frikis (a Cheers, por ejemplo, en el mitiquísimo "Swarley" de la segunda temporada “where everybody knows yout name…”) y millones de teorías que resultan tan ciertas y tan cercanas que uno piensa que ya se le habían ocurrido antes a él, pero que no había sido capaz de formularlas con tanta gracia. Mi capítulo preferido de la primera temporada es “Mary, The Paralegal” y no exagero en absoluto si digo que he visto “Sandcastles In The Sand” de la tercera al menos seis veces. Ocupa el puesto número 1 entre mis series-prozac, seguida de cerca por Gossip Girl.

Comentarios

  1. Bueno, bueno, resulta que me he reenganchado a Lost. Llevo cuatro capítulos de la Tercera Temporada...desde esta tarde.
    Mi preferido de momento es Sawyer, por supuesto.
    Yo creo que, lo de que sea tan adictiva, tiene un poco que ver con el rollo ese de que los guionistas te tomen un poco el pelo: necesitas saber si todo esto va a llevar realmente a algún sitio.

    ResponderEliminar
  2. jajaja! yo ayer me terminé la tercera! te va a gustar, ya verás! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares