It's easy to be a freak if you know how to...(I)

Amanda: Pushing Daisies: En el primer capítulo me enamoré irremediablemente de Ned, the pie maker, y todo me parecía de lo más romántico, y aderezado además con algún toque de humor irreverente y un pelín sórdido que aligeraban la historia de amor. Toda la estética, la música y los personajes, aunque no eran precisamente originales, sino un poco burtonianos y un poco amelianos, si se alejaban bastante del modelo de serie que estaba acostumbrada a ver. A partir del cuarto capítulo reproduciendo el mismo esquema argumental, quitando lentamente una capa más de la compleja personalidad de alguno de los protagonistas, y abusando de las retrospectivas, a día de hoy he de reconocer que la sigo viendo porque el amor es incondicional. Y yo amo a Lee Pace.


Mei: My name is Earl: (ignoro cómo han traducido el título al español) Mi segunda serie favorita. Trata de un hombre de la América profunda (profundísima) que un día decide hacer una lista con todas las cosas malas que ha hecho e ir solucionándolas poco a poco, con la esperanza de que el karma le recompense por cada buena acción... Pero la historia es lo de menos. Lo grandioso de esta serie es la inocencia que desprenden sus personajes, desde el propio Earl (que debería haberse llamado Karl pero su padre iba demasiado borracho cuando fue al registro y no lo escribió bien... no puedo con estos detalles, me encantan ) hasta Crabman, el intelectual casado con la ex de Earl, mujer que a su vez merece mención aparte.. Resumiendo, la serie va de una persona que intenta ser mejor pese a todos los obstáculos y eso ya merece la pena por sí solo. Pero si a eso le sumamos que es la serie más realista en cuanto a la representación del americano medio y que cada capítulo es una dosis de inocencia que te ayuda a ver lo más raro como cotidiano con la mirada de un niño, Earl se convierte en una serie de obligado “visionado” (odio ese palabro) para cualquier friki de series que se precie.

Amanda: Dexter: Con Dexter (esta imagen fue mi salvapantallas durante bastante tiempo) me pasó precisamente al contrario que con Pushing Daisies, hasta el cuarto capítulo no fui consciente de su grandeza. A partir de entonces, todos y cada uno de sus asesinatos me parecieron de lo más justificados. Dexter es estupenda precisamente por eso, porque da un poco de miedo ir con “el malo”. La primera temporada me encantó, en la segunda, como todo el mundo, odié a Lyla con todas mis fuerzas y, con respecto a la tercera, pienso que se está volviendo descuidado. Reconozcámoslo, estas cosas que le pasan ahora nunca le hubieran pasado antes. Y eso que, de momento, ni siquiera tiene un rival digno.


Mei: 30 Rock: Todo el mérito para Jules, como casi todo lo relacionado con las series. Tina Fey es la guionista de esta historia en la que, oh casualidades de la vida, interpreta también a una guionista desesperada por no poder llevar su exitoso show como a ella le gustaría. Todo por culpa de un deliciosamente loco Alec Baldwin que es principalmente el motivo de que siguiera viendo esta serie a pesar de que al principio no me convencía mucho. He de decir que la dejé de ver como a mitad de la primera temporada porque un solo personaje no me justificaba la dependencia, por lo tanto mi criterio está sesgado y puede ser que me equivoque por completo. Pero por los capítulos que he visto me atrevo a decir que es la serie ideal para treintañeras y guionistas (y / o) . Para todos los demás, es una serie cualquiera. En la que sale Alec Baldwin.

Amanda: Veronica Mars: Jamás he admirado tanto a una protagonista de una serie como llegué a admirar a Veronica Mars. De hecho, extrapolando, siento una especial predilección por todos los personajes que interpreta Kristen Bell, como Elle Bishop, en Héroes, o Gossip Girl (la voz en off). La serie tenía un algo de oscuro que se fue atenuando en temporadas posteriores y, en mi opinión, perdió con el cambio. La primera temporada es simplemente sublime, con un argumento bien centrado y un misterio principal tremendo. El personaje de Logan es uno de los más deterministas de la historia de la televisión: el pobre intenta cambiar, pero no puede. Su relación con Veronica, lejos de caer en recursos facilones, es una de las mejor fundadas que he visto jamás. Veronica Mars es un thriller-drama adolescente bastante infravalorado. Lo que nos hicieron al final de la tercera temporada no tiene perdón de dios.

Un placer, como siempre :-D

Comentarios

  1. cómo mola nuestra entrada! ya casi es como un hijo para mí! :D

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Es la voz en off de gossip girl!!! Ese Spotted que me encanta! no tenía ni idea, oyoyoyo ( aquí mj terminando la primera temporada a razón de 2 caps al día y enamorada de los tres protas masculinos...bueno, 4 contando al padre de dan)

    ResponderEliminar
  3. Pues yo ahora soy totalmente de Nate...
    Y Héroes???!!! acabo de ver el capítulo nuevo y estoy en un sinvivir!!!

    ResponderEliminar
  4. Suscribo lo de Heroes. Qué heavy...! Aunque empieza a hartar un poco no saber nunca (del todo) quienes son los malos. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, juro que la próxima entrada, y todo lo que en ella se dice referente a Héroes estaba ya escrito antes de leer tu comentario, Phil!!! telepatía? podría ser... :-D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares