Esta no es otra estúpida película americana

A lo largo de mi vida, he empleado muchas más horas de las que parece posible, dado lo aparentemente limitado del tema y que, además, mis notas académicas son bastante decentes, a hablar de películas teen. Debatir cuál es la mejor película adolescente que se ha hecho jamás es algo que me encanta. Por supuesto, no es una pregunta que se le pueda hacer a alguien a quien se acaba de conocer, pues uno corre el riesgo de que le respondan algo como “a mí no me gustan ese tipo de películas”, y eso ya sería empezar con mal pie. No, hombre, no. Es un criterio de criba demasiado precipitado y arbitrario incluso para mí. Al menos hay que darle a la gente la oportunidad de que sus virtudes eclipsen esta carencia. A veces pasa. Pero, si a esto se le une la falta de interés por las series y (por poner un ejemplo aleatorio) por Rob Thomas, la cosa parece ya casi insalvable. Y digo "casi" porque hoy estoy en plan indulgente.

Con respecto a cuál es mi favorita, creo que coincido con casi todo el mundo: Siempre respondo dos títulos, sin ser capaz de decantarme por una o por la otra. (Iba a dar un par de pistas muy evidentes, pero siento curiosidad y primero quiero hacer un sondeo sobre cuál es vuestra favorita. Además, lo de crear expectación y forzar el feedback es como muy de "pasos básicos para ser un buen bloguero".)

Sin embargo, una película que casi nadie menciona nunca es Esta no es otra estúpida película americana, quizás porque no es una película adolescente en sentido estricto. Es irreverente, obscena, grosera, asquerosa, de mal gusto, absurda, e incluso cruel y, supongo que por todo eso (este "por todo" con matices, que hay algunas escenas que me dan cien mil patadas), toca mi fibra chabacana. Y tengo que reconocer que me encanta. Ser fina y divina todo el tiempo debe de ser agotador. Además, me trae muy buenos recuerdos. Durante toda la carrera, uno de los grandes eventos sociales del año consistía en reunirnos en casa de un amigo, pedir unas pizzas, y ver esta película.

No voy a haceros la ficha porque bastará con que sigáis el enlace y, además, supongo que todos la conoceréis y, si no es así, puede que sea porque no os interese mucho. Pero, si no la conocías, si eres alguien que nunca ha oído hablar de ella, o has pasado por encima sin prestar mayor atención, plantéate al menos que es posible que te guste.

Aunque limitada por la disponibilidad de Youtube, estas son algunas de mis escenas favoritas. Para que veáis lo simple que puedo ser a veces. Os van a encantar. Al menos yo me lo estoy pasando pipa.

Bien. Primer vídeo (perdonad la calidad): La Reina del Baile. Advierto que puede herir susceptibilidades, pero ya lo avisé.

"¡Si lleva gafas!, ¡y coleta!, ¡y encima va manchado de pintura...!" Me encanta.

Segundo vídeo: La artista incomprendida y apasionada (con este me parto)

Tercer vídeo: Momento Beso (este sólo lo he encontrado en inglés)


"¿Quién es?". "Es mi madre". "Tienes sus ojos..."

Ale, ya podéis masacrarme, lapidarme, ensalzar mi absoluta falta de gusto y criterio. O, simplemente, ignorarme por completo y abandonarme. Siempre me quedará esa gran escena que, deliberadamente y en previsión de todo esto, me he guardado para mí. Y es que... "Janie's got a gun!"

Comentarios

  1. Sin duda alguna me quedo con "Fuera de onda" y "Psycho Beach Party" aunque no haya visto la de "no es una..."dudo que cambie

    ResponderEliminar
  2. Psycho Beach Party?? no es esa el número 2 del ranking de celuloide rancio de Sarayla?? Ella jura que cuando la alquiló, el tío del vdeoclub reía por lo bajini...
    Aiissss, Fuera de Onda!! :-D

    ResponderEliminar
  3. Pues entrevía yo a estas hores una de un estudiante que se corta una mano y tiene unos colegas zombies,pero ésta si es una mala película americana :)
    Nada que ver con la que aquí se trata,cuyo método de repartir tartas de cumpleaños en la intimidad es buenísimo xD!!
    Y pensar que no se mencionan películas así cuando se habla de cine por estúpido corte,siesssjke...
    Pero si esto es cine!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. A mí al escena de la tarta de cumpleaños me parece ya demasiao...Será que, lo quiera o no, sigo siendo un poco remilgadilla :-D
    Hombre, en realidad esto es cine del casposillo. Pero mola, ¿que no? :-p

    Besos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares