Mejicanos

Ayer estuvimos las chicas de clase cenando en un mejicano que está por Malasaña y que se llama Chilango. Es curioso porque, cuando como en Vips, voy siempre a tiro hecho y pido el mismo y aburrido Club Vips o, a veces, un fondue Philadelphia pero, en cuanto salgo un poco de la rutina gastronómica, me vuelvo de lo más temeraria, especialmente con lo picante. Recuerdo un día que fui a cenar con Patoaparato a un hindú (Taj ) y, aparte de que creo que ha sido nuestra cena más cara, hasta el punto de que tuvimos que inventarnos un motivo de celebración para que no nos diera cargo de conciencia habernos gastado tanto dinero en cenar un día cualquiera, vivimos una experiencia cercana a la muerte por abrasión de esófago (esto tiene que estar medicamente documentado, estoy segura). Yo creo que también por eso subió la cuenta, por el consumo de bebidas para apagar las brasas. Aún así, quedaron rescoldos. En este sitio se puede elegir el grado de picante de los platos: Nos pusimos chulitos, el indio se puso más chulito y...el resto os lo podéis imaginar.

Como decía, ayer corrieron ríos de mojito y margarita y nos reímos bastante eligiendo los platos, y consultando con las especialistas en comida mejicana (una chica que había estado en Méjico y otra a la que le encanta esa comida, y se conoce todos los restaurantes de Madrid). Fue referencia inevitable La panza es primero, según dicen el mejor mejicano de la ciudad, aunque yo no puedo asegurarlo porque no he estado en todos los mejicanos de la ciudad.
Nos fuimos a casa más tarde de lo previsto. Pero, mi noche mejicana no había acabado aún. Volviendo en el metro me topé con un tropel de chicas que hablaban como en Rebelde Way, y les indiqué cómo llegar a Gabanna. Me invitaron a sumarme a ellas, pero soy un rollo y les dije que tenía clase. Hubiera podido ser una gran historia y, ahora lo pienso, y fue una pena, y contraria a mis nuevo propósito de almacenamiento de historias interesantes.

Ya dije el otro día que me había planteado, para mis horas de tedio despachil, hacer una labor de research, y escribir un panfleto con sitios interesantes, espectáculos y demás. Pero claro, era un farol. Yo no conozco tantos sitios guays y, a mí lo que me apetece es ir a un sitio y que me guste, en lugar de tener que ir desechándolos por prueba y error. Así que, ahora les propongo a los residentes en Madrid que sugieran lugares, bares, restaurantes, cafeterías, eventos, ocio, en definitiva, que a ellos les gusten mucho para que yo pueda ir ya con una relativa seguridad de éxito. Me temo que no habrá más recompensa que mi agradecido reconocimiento, y quizás una caña si da la casualidad de que algún día nos encontramos ahí fuera.

Comentarios

  1. ya que la cosa va de mejicanos, empiezo por ahí:
    Sabor a mí, en Augusto Figueroa

    Más recomendaciones:

    Creperie "Ma Bretagne" en San Vicente Ferrer

    Y en plan para tomar algo (no cena)
    la tetería El Zoco, al lado de Torre Europa (Gnral Perón 32)

    Ya te iré haciendo más recomendaciones próximamente, que no quiero desvelar ahora todo! ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Stephen Dedalus dijo...
    Amanda, tus asesoras gastronómicas tienen razón La panza es primero está genial. Yo lo descubrí gracias a una amiga (que su padre es mejicano) que me llevó allí a comer y... beber!esas margaritas, esos zumos exóticos, hummm...

    13 de abril de 2008 11:07

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares