Gossip Girl

Hoy me arrastro hasta vosotros desde las profundidades abisales para hablar de una grandiosa serie que. sin embargo, me abstendré de recomendar. Yo os cuento y ya vosotros hacéis lo que os parezca.

Gossip Girl es una especie de mezcolanza sublime de Crueles Intenciones, Fuera de Onda y The O.C., básicamente, creada precisamente por el mismo tío que parió a Seth Coen y a todos sus atribulados compañeros, Josh Schwartz, y que, según parece, siente predilección por los padres enrollados y las protagonistas rubias y guapas. Gossip Girl es una historia de amor y lujo, como ese anuncio de Calvin Klein en el que salía Scarlett Johannsson, pero plagado de dramas humanos, miedos e incertidumbres adolescentes que a todos nos han acosado alguna vez: ¿cómo sobrevivir en el Upper East Side de Manhattan?, ¿cómo hacer que mi madre esté orgullosa de mi y quiera que sea la modelo en su nueva colección de ropa?, ¿cómo ligarme a la hija de la clienta de mi padre para que ella le encargue a él que saque su compañía a bolsa?, ¿se está acostando mi padre con la madre de mi novia?, ¿para esta noche, la limusina o el mercedes?

La historia comienza cuando Serena van der Woodsen, una "it girl" de la cabeza a los pies que se pasea por todos los capítulos de la serie como la Sienna Miller de Manhattan, es avistada regresando de incógnito después de una misteriosa ausencia de 6 meses. A partir de aquí, ya os imagináis: la chica fue una arpía en otra vida, y ahora quiere cambiar pero, literalmente, a la pobre no le dejan. Ni su mejor amiga-enemiga, Blair Waldorf (vestida al estilo Carolina Herrera más ñoño), ni el novio de ésta, Nate Archibald, ni el ser despreciable, rastrero, lujurioso y asquerosamente rico que no podía faltar en una serie de este tipo, Chuck Bass. Menos mal que, afortunadamente, aparece por ahí cuando más se le necesita el chico tímido, sensible y culto de clase media de Brooklyn y, actualmente, el hombre de la televisión al que amo, Dan Humphrey, para intentar sacar a Serena de su superficial mundo de drogas, alcohol y sexo sin compromiso.

Pero, y por si esto no fuera suficiente, lo mejor de todo es que la serie está narrada por la voz en off de Kristen Bell (Veronica Mars, Elle Bishop en Héroes), una bloguera (¿no es genial?), Gossip Girl, que se dedica a destapar todas las intimidades de sus ricos vecinos y cuya identidad es absolutamente secreta.

¿Podría ser mejor? Yo creo que no...




You know you love me...xx oo, Gossip Girl

Comentarios

  1. Ha sido leer Seth Coen e írseme el santo al cielo. Me apunto la serie, hala, otro vicio más ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo sólo quería decirte... FELIZ NAVIDAD!!! Jeje.

    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Pero si intenta sacar a la chica de un mundo de alcohol, drogas y sexo sin compromiso lo que deberíamos preguntarnos es: no es el chico ese el malo de la serie?

    Feliz navidad Angeluxi!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares