Breve desvarío televisivo

Lo que puede pasarte, si te ves dos películas y un capítulo (largo) de una serie(larguísima), en una noche, con sólo una breve pausa para ir a la cocina a descongelar algún congelado, o a abrir alguno de esos platos preparados, y otra discreta pausa para ir al baño, es que al final termines liando los argumentos. Así, a la mañana siguiente, al intentar reconstruir las historias, el resultado es un hilo argumental caótico y unitario. Sí, pues la peli iba de una familia que está fatal, pero fatal fatal, que quieren llevar a la niña pequeña a un concurso de belleza en California. Entonces se cogen un avión, que va de Sidney a los Angeles, pero se estrellan en una isla desierta, y la madre tiene que intentar encontrar a su hija artista, y con tendencias exhibicionistas y, con un poco de complejo de stripper, que desaparece, y que, para más inri, resulta que es igualita a una a la que quemaron por bruja hace treinta años, que intenta vengarse de todo el mundo, llena de odio y rencor, secundada por una cohorte de criaturas deformes de ultratumba. Además, todos los miembros de la familia tienen que turnarse para acercarse cada 108 minutos a un ordenador que hay en una especie de búnker, para escribir "4815162342", y darle al enter, para que no se acabe el mundo.

Comentarios

Entradas populares