Grandes inventos: instantáneo

A mí lo que me gusta son todas esas cosas milagrosas que te solucionan la vida en un pis pas. Me gustan los intensivos de las academias, que te prometen introducir en tu torpe cabecita de niña de letras, todos los secretos de los modelos estadísticos que no has podido asimilar en un año de clases, en un mes. Me gustan las mascarillas del pelo que en un minuto compensan tres meses sin acondicionador, de plancha, tirones y coleta con el pelo mojado. Me encantan esos parches/cremas/masajeador-consolador anticelulíticos que salen en la tele en verano, que te permitirán lucir un tipín de icadiense-en-punta-cana-en-viaje-de-ecuador en tu destino playero. Me gustan los cereales con fibra que en 15 días te quitan la tripita esa de pseudopremamá que tantos quebraderos de cabeza da, y las espumas del pelo que te permiten lucir una larga melena rizada, aún a pesar de que tengas el pelo corto y más tieso que la mojama. Y me gusta el dinero que prometen los concursos 554 para móviles, y money money y cualquier otro programa en el que sea relativamente fácil y, sobre todo, rápido, ganar pasta. Y me gustan los autobronceadores en crema, en espray o en espuma que huelen a óxido, y los platos precocinados o congelados que se hacen en tres minutos, y comer en los restaurantes y cafeterías. Y el nescafé. Y me gustaría la sopa instantánea si me gustase la sopa. Y el gazpacho envasado, y las ensaladas en bolsas. Y me gustan todas estas cosas porque lo que quiero lo quiero aquí y ahora. Como casi todo el mundo.

Comentarios

Entradas populares