Roncópata



He leído esta mañana el Magazine de El Mundo de hoy, y estoy sinceramente preocupada. La verdad es que todo son crisis, amenazas y problemones varios en este mundo nuestro, qué angustia. No es tremendismo, no.



PESADILLA LA CRISIS EMPIEZA EN EL DORMITORIO
Separados por el ronquido

Una de cada dos parejas ha visto seriamente afectada su vida sexual Por culpa de los ronquidos. El 60% de los varones españoles emite los molestos ruidos nocturnos. Una importante asociación de constructores norteamericana dice que más del 60% de las casas y pisos hechos bajo pedido tendrán dos dormitorios principales antes de 2015. Es el adiós a una forma de concebir el amor.


El titular acojona, ¿verdad que sí? (Me encanta lo de "adiós a una forma de concebir el amor." Convierte los ronquidos en algo tan lírico...)

Después de leer el reportaje más o menos entero, he llegado a una serie de conclusiones. Y esta vez no son los desvaríos sin fundamento a los que os tengo acostumbrados.


  • Uno de los principales motivos de crisis en las parejas son los ronquidos. Ni la falta de comunicación, ni la infidelidad, ni la fobia al compromiso, ni la obsesión por el trabajo.

El inicio de la separación es así. Si ella es la protagonista, es una señora de mediana edad cuyo marido ronca. Un buen día decide que ya no lo puede soportar. Antes de irse dice: «Me voy a sacrificar y me voy, tú quédate aquí». Se va al cuarto de su hijo mayor que se acaba de casar. Primero se lleva unas cuantas cosas: su cepillo de dientes, su champú, su perfume favorito y su pijama. «Descubre que está mejor así y no vuelve»


  • Roncar no sólo arruina tu vida de pareja, sino que además te convierte en un paria de la sociedad:
«En la mayoría de los casos no es una enfermedad, eso lo niego. Es actualmente más un problema social…».A un empresario, paciente de Gónzalez, roncar le impedía hospedarse en hoteles. No sólo tenía problemas con su pareja. Ese ámbito de su vida lo consideraba un caso perdido. Sus ronquidos eran tan intensos que superaban los 80 decibelios, el equivalente al claxon de un coche o a la explosión de un petardo. «El ruido alcanzaba tres pisos arriba y tres abajo. En determinados hoteles ya tenían registrado su nombre –como si fuera un delincuente– y no se podía alojar allí».
  • Roncar dificulta aún más la adquisición de una vivienda. No tienen la culpa ni la especulación inmobiliaria, ni la ley del IRPF, ni la Ministra Trujillo. Es que ahora hay que tener dos dormitorios principales. Aunque también se puede optar por tener un zulo acondicionado para ti por tu amorosa pareja.

El arquitecto Juan Herreros –profesor en el máster de la Escuela de Arquitectura de Madrid, en la universidad de Princeton y en el ITT Tech de Chicago (EEUU)– señala que tener dos dormitorios principales es comprensible.[...] los arquitectos norteamericanos han planteado una opción aún más rádical: el snoring room o cuarto del roncador. La idea de dormir en dos habitaciones separadas se mantiene, pero dentro de una suite más sofisticada que tiene una pieza principal, un cuarto anexo algo más pequeño, un baño compartido y un vestidor que conecta con todos los ambientes. La habitación anexa es el exilio del que ronca y, en muchos casos, se insonoriza con muros especiales.

  • Pero es que además, roncar es como inducir a alguien al homicidio. Al tuyo, más concretamente.

El 4 de mayo de 2005, José Mora Cairols decidió que quería dormir. Su único impedimento era Daniel Roselló Aparicio, apodado Corretja, su compañero de cuarto en el hogar asilo Sagrado Corazón, un edificio modernista del pueblo de Sueca (Valencia). Corretja sobrevivió a la dictadura de Leónidas Trujillo, en República Dominicana, donde vivió su juventud como el emigrante que fue. Poco más se puede contar de él. Feneció a los 76 años, de madrugada. Apuñalado, sin defenderse.


Mora Cairols confesó su crimen. Obvio. No había ningún muro que le impidiera consumarlo. El policía que lo interrogó le pidió una razón que justificara clavarle un punzón a quien hasta ese día había sido su amigo. «Corretja roncaba», respondió a secas. «Roncaba demasiado alto. Por eso lo maté».


  • La "Mujer Actimel" no ronca. No lo hace y punto. Y eso es porque hacer la mayoría de las cosas que provocan ronquidos sería como un suicidio social para ella.

Los especialistas recomiendan para evitarlo: cuidar su peso, rechazar cenas copiosas (yo para cenar, un Actimel y punto), no consumir alcohol ni tabaco (puajj, pero qué dices? como mucho una copita ocasional de Möet Chandom en una ocasión especial) , hacer ejercicio físico (no comments), mantener la temperatura de la casa siempre por debajo de los 20 ºC, evitar el uso de sedantes y procurar no dormir boca arriba.





Comentarios

Entradas populares